Ius Statera

        Cuando hablamos de impuestos, por lo general, nos avocamos a brindar comentarios basados en los efectos que este tema tiene sobre cada quien en particular, comentarios que muchas veces carecen de objetividad, no porque el emisor carezca de ella, sino, porque la gestión tributaria se ha apartado de la finalidad primordial que debe de proponerse cada Administración o gobierno central. Cuando la masa de contribuyentes no percibe que su aporte a través de impuestos está bien administrado, o bien, no percibe una política clara de gestión que venga a favorecer indirectamente a estos contribuyentes, la percepción es, que están sometidos a un régimen autoritario y desinteresado, que solo persigue fondos para sostener un aparato estatal ineficiente, y por consiguiente, no deben estar obligados a esta contribución arbitraria, por lo que sus acciones comerciales tendrán que considerar estas cargas tributarias como tal, apreciación que a mi criterio debe de cambiar.

        Pero este cambio en los contribuyentes, debe ir de la mano con el respeto e integración de un equilibrio correcto en la determinación de estas cargas tributarias, complementado con la gestión adecuada que propicie condiciones de desarrollo para todos los actores, y que los beneficios sean palpables de manera global. Esto sin duda cambiara la forma de percibir la contribución tributaria, que debe ser justa y equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *